Ven te invito a entrar,

entra en mi castillo,

mi castillo de cristal.

En él todo es hermoso y resplandeciente,

tan solo un fallo tiene.

Todos podéis entrar y salir,

mas mi ser está atrapado aquí.

Desde aquí todo lo tengo,

desde aquí todo lo veo.

Pero mi cuerpo no puede tocar nada,

mas el castillo me tiene atrapada.

Mi alma por el castillo anda... ,

viendo pasar al mundo,

ante mi impotente mirada,

que no puede hacer nada,

más que sentir,

envidia sana en la mirada.

Si en mi castillo has de entrar,

tu comprobaras,

que siempre por detrás del cristal, 

tu me podrás mirar.

Sin poderme alcanzar ni tocar,

tan solo tus palabras ,

escritas en mi corazón quedarán,

y siempre escuchando yo estaré,

aquellos que en mi prisión...

 me quieran ver.

Y ya cansados de verme al través,

ellos se marcharán una y otra vez.

Y yo sigo en el castillo,

en mi castillo de cristal,

donde ningún ser de afuera me podrá alcanzar.

Porque no hay salida,

porque encerrada estaré,

pero podré veros,

y mi corazón ofrecer,

 mis penas y alegrías,

os are llegar.

Para que aunque no podáis tocarme,

sin tais todo mi ser.

Yo notare vuestro cariño,

porque esto si que no lo puede evitar,

mi castillo de cristal.

Porque el no controlo,

que el alma no es material,

y que puede traspasar,

las paredes de cristal.

Así que abrid los ojos,

que por el cristal traspasara,

mi alma errante que buscando esta,

vuestras almas que tanto cariño me dan.

Para regarla con mi ser.

porque sola ya no esta,

porque mi alma esta con vosotros,

ella pudo escapar.

Demelsa